Reciclaje en demoliciones, El reciclaje en demoliciones, una actividad cada vez más necesaria, Recemsa, el chatarrero., Recemsa, el chatarrero.

Cuando se habla de reutilización de materiales en un contexto se actividades relacionadas con la sostenibilidad, pocas son las referencias que se hacen en torno al reciclaje en demoliciones y derribos de edificios. Y es que, pese a que cada vez la conciencia social sobre estos asuntos es más alta, aún existen actividades o sectores que deberían ajustarse más a la realidad existente en el planeta. Por ello es conveniente informar sobre cómo en la construcción es necesario reciclar y cómo se realizan estas tareas.

 

¿Sabías que nuestro país genera un 10% más de desechos resultantes de las obras que la media de la Unión Europea? En efecto. Los residuos propios de los trabajos de construcción (en los que se incluyen los derribos) son más cuantiosos en España que en la mayoría de países miembros. No obstante, del mismo modo, no existe un conocimiento efectivo acerca de esta problemática ni tampoco de los beneficios que proporciona el reciclaje en demoliciones para luchar contra la contaminación.

¿Cómo se recicla?

Para realizar un correcto reciclaje en demoliciones se ha de seguir una serie de pasos. El primero de todos ellos pasa por una debida limpieza para poder valorar  los distintos materiales resultantes de las obras de derribo y su posterior capacidad de reutilización. Una vez efectuado el primer paso, se procederá a la separación de dichos materiales. Diferenciando así distintos tipos de residuos ya sean de origen metálico u otros componentes como el hormigón. Por último, cuando las dos fases anteriores se hayan completado, el tratamiento para la descontaminación de los residuos es fundamental. Componentes peligrosos como el amianto o algunos materiales eléctricos que compongan mercurio deben ser eliminados.

 

Por estos motivos, el reciclaje en demoliciones debe ser llevado a cabo por una compañía debidamente autorizada para tales actividades. A día de hoy, en España, aún es necesaria una mayor implicación de los sectores dependientes de la construcción para implementar estas dinámicas que benefician al medio ambiente. Sin embargo, no hay por qué ser pesimistas. La economía circular es un fenómeno necesario y está impactando cada vez más en el pensamiento actual de la sociedad. Por ello, ahora más que nunca, no hay que bajar los brazos en este sentido y continuar trabajando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.