contaminantes ambientales, Los buitres, potencial indicador de contaminantes, Recemsa, el chatarrero.

Científicos españoles de la Universidad de Castilla La Mancha, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Universidad de Coimbra y la Universidad Autónoma de Madrid han realizado mapas en los que se recoge el riesgo de exposición de la fauna salvaje a ciertos contaminantes ambientales como el plomo y otros metales.

Para el estudio han realizado análisis en 691 buitres leonados que fueron capturados en Aragón entre 2008 y 2012. Se han detectado altos niveles de plomo en la sangre del 45% de los buitres analizados, que provienen de dos o más fuentes distintas. Por un lado, el plomo geológico que está presente de manera natural en el suelo sería la razón de los altos niveles en la sangre de los animales. Por el otro, los valores más extremos, por encima de 500ng/ml, detectados en el 6% de los buitres, procederían de las municiones de plomo que se usan en la caza mayor.

El plomo es uno de los metales más tóxicos para la fauna salvaje y las personas. En particular, el buitre leonado es un animal repartido ampliamente en la Tierra y especializado en localizar animales muertos, de los que se alimenta. Este dato les convierte en el animal perfecto para identificar efectos de la contaminación en otras especies amenazadas y, por tanto, menos abundantes. Se estima que en Aragón hay más de 5000 parejas reproductoras de buitres leonados, lo que supone un 21% de la población en España y el 15% en Europa.

Los buitres absorben contaminantes ambientales como el plomo existente en los animales que consumen, que a su vez han podido absorberlo del suelo y de la munición presente en los restos de animales que consumen como ciervos o el jabalí tras su caza. Este plomo afecta a animales, a su demografía e, incluso, puede provocar la muerte de algunos individuos. De esta manera, el buitre se convierte en un potencial indicador sobre la contaminación ambiental, ya que se alimenta de animales que también pueden ser consumidos por el ser humano. Los mapas de estos estudios pueden ser de ayuda para delimitar áreas y épocas con mayor riesgo de exposición al plomo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.