ESPAÑA: LÍDER EN RECICLAJE

nuestro país es líder en reciclaje

ESPAÑA: LÍDER EN RECICLAJE

El sector del reciclaje de metales es complejo, debido a los distintos productos y procesos utilizados, en muchos casos la misma empresa realiza distintas actividades de reciclaje de diversos materiales y productos metálicos, como es el caso de Recemsa.

El papel del reciclador o gestor de residuos metálicos, se puede resumen en tres funciones fundamentales:

  • Recepcionar los residuos metálicos generados por un tercero.
  • Clasificación y tratamiento de los diferentes residuos recogidos (tipos de chatarra), empleando para ello procesos de transformación (trituración, fragmentación, corte, cizallado,..) u otros métodos (manuales, magnéticos, …)
  • Venta del material clasificado directamente a las plantas de fundición que operan con chatarra como materia prima. Algunos chatarrerías más pequeñas venden a plantas gestoras mayoristas intermedias con la fundición .

La fundición es una de las profesiones más antiguas. Con el crecimiento de la sociedad industrial la necesidad de la fundición de metales es muy importante ya que el metal fundido es un componente importante de las maquinas modernas, vehículos, herramientas, equipos, aplicaciones industriales,…

En el año 2011 las acerías en España reciclaron 12,5 millones de Tn de chatarra férrica (acero). Del total de toneladas, 7.7 millones era chatarra nacional y el resto fueron importadas.

Estas cifras colocan a España como país líder del reciclaje en la UE, junto con Italia y Alemania. Por su gran capacidad recicladora y la alta tecnología de las acerías , la industria siderúrgica de España garantiza reciclaje de toda la chatarra recogida en nuestro país.

El sector siderúrgico cierra el ciclo del reciclaje del acero, más que duplicando el valor añadido con respecto a la materia prima (chatarra férrica).

Hay dos diferentes procesos industriales en la actual producción siderúrgica: la siderurgia integral (horno alto y acería al oxígeno LD) y las acería de horno eléctrico.

En el primer caso, la producción de acero se realiza básicamente a partir de mineral de hierro, pero se utiliza también entre un 20% y un 30% de chatarra, que se emplea para controlar la temperatura del proceso, actuando como material refrigerante. La acería de horno eléctrico, por su parte, utiliza fundamentalmente y hasta en un 100% chatarra como materia prima.

Con datos de 2011, en España, de una producción total de 15,5 millones de toneladas, el 75% es acero producido en horno eléctrico utilizando exclusivamente chatarra como materia prima, frente al 43% de media en la Unión Europea y el 29% de media mundial.

De modo que los productos fabricados por la siderurgia integral se estima que tienen un contenido reciclado en torno al 20% en la UE y al 12% en el ámbito mundial. Sea cual sea el proceso de producción, podemos decir por lo tanto que el acero tiene siempre contenido reciclado.

El reciclaje es algo consustancial a la industria siderúrgica. La fabricación industrial del acero puede decirse que se inició a mediados del siglo XIX, con la invención del proceso Bessemer, que permitía la producción masiva de acero. Y ya entonces, en las grandes ciudades industriales como Londres o Nueva York, se recogían ollas, cacerolas y todo tipo de productos de acero para su reciclaje en las plantas siderúrgicas.

 

Fuente: unesid.org

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.