La cara y la cruz del reciclaje de metales dentro de la industria

Dentro de las distintas medidas tomadas y actividades ejercidas en los últimos tiempos por parte de la industria del metal, existen algunas que están relacionadas directamente con la sostenibilidad y el reciclaje de metales y otras que, lamentablemente, no cumplen estos cometidos necesarios. Conviene repasar dos casos actuales y especialmente paradigmáticos que representan esta dualidad de caminos.

 

La industria del litio

El problema se sitúa en la producción incesante de sus baterías. Pese a ser reconocida como la puerta entrada a la supresión de cables para los dispositivos electrónicos, sus residuos son un quebradero de cabeza para los organismos defensores de la sostenibilidad. Y es que tanto el reciclaje de estos metales como el tejido empresarial que actualmente se encarga de ello (teóricamente) dejan muchos lugares a la duda. En primer lugar, existen muy pocos centros de reciclaje conforme al número de baterías producidas a lo largo y ancho del mundo. Por otro lado, los procesos utilizados no incurren en una recuperación efectiva del material para su reutilización. Además, los gases emitidos a la atmósfera en el contexto de la fabricación de este tipo de baterías son más que reseñables.

La industria del aluminio                                                                          

La otra cara de la moneda. Las asociaciones de empresarios del sector de este metal están tendiendo puentes en favor de fortalecer la economía circular y el reciclaje de metales. Tal es así que incluso se están reclamando acciones por parte de la comisión europea que ayuden a este objetivo. La Asociación Española del Aluminio está luchando así por favorecer la reutilización y el reciclaje de este material que, a su vez, dispone de propiedades óptimas para la correcta gestión de sus residuos. Cabe recordar que el aluminio no se oxida.

 

Estas realidades representan dos paradigmas distintos de cómo se está procediendo al reciclaje de metales por parte de la industria. Sin duda, dos actitudes diferentes que suponen un coste totalmente opuesto, entre sí, para el planeta. Durante los próximos años será oportuno conocer realmente la situación de la gestión del litio en países como China o Corea del Sur de cara a implantar medidas sostenibles a nivel medioambiental.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.