LA CHATARRA DE LOS CEMENTERIOS DE AVIONES

chatarra de cementerios de avionesLA CHATARRA DE LOS CEMENTERIOS DE AVIONES

¿Qué pasa cuando un avión ya no sirve para nada? En el desértico suroeste estadounidense, enormes «cementerios de aviones» son el hogar de miles de naves en desuso.

Cuando se conduce por las afueras de la ciudad de Tucson, en Estados Unidos, llega un momento en que las filas de casas dan paso a un espectáculo mucho más extraño: montones de aviones militares, inmóviles bajo el ardiente sol del desierto.

Ha llegado a la base aérea Davis-Monthan, que alberga unos 4.400 aparatos en un espacio de unos 10,5 kilómetros cuadrados.

Aparte de los que se ven a simple vista, dentro de los hangares otros aviones fueron transformados en montones de piezas, que esperan a ser enviadas a algún lugar del mundo para formar parte de otro avión.

Es una región en la que llueve poco lo que implican que los aparatos tardan mucho más en oxidarse aquí que en otros lugares.

Los aviones son caros de construir y de mantener, pero incluso al final de su vida activa pueden ser aprovechados. Aunque para ello hace falta mucho espacio físico y mucho dinero.

Almacenarlos en hangares para que se mantengan calientes y secos es caro: es mucho más fácil aparcarlos aquí, en el desierto de Arizona.

Aunque los aviones estén inactivos, algunos pueden volver a ser requeridos en el aire, lo que puede llegar a resultar muy costoso.

Los trabajadores de este cementerio tienen una exhaustiva lista de tareas que cumplir.

Algunos aviones se mantienen casi en activo mientras que otros son parcialmente desmantelados.

cementerios de aviones en todo el mundo

Foto: Getty Images

Las aeronaves tienen que ser convenientemente lavadas para que no queden restos de sal que puedan contribuir a la oxidación, los tanques de combustible deben ser vaciados y bañados con una especie de aceite lubricante y los dispositivos de explosión, como las cargas que activan los asientos proyectables, tienen que ser retiradas.

En la última fase se cubre cualquier tipo de conducto o válvula con cinta de aluminio y los aviones son pintados con una pintura fácil de sacar y una capa que ayuda a que el aparato no se caliente excesivamente por el sol. En definitiva, evitar que se conviertan en chatarra.

Algunos aviones se mantienen casi en activo por si hay que volverlos a usar, mientras que otros son parcialmente desmantelados, y se emplean sus piezas como recambios. Se almacenan hasta que se necesitan en alguna otra parte (en Davis-Monthan hay unas 400.000 piezas y maquinaria específicas de distintas partes de un avión)

Muy lejos del desierto de Arizona, en Rusia, hay cementerios de aviones que contienen algunas de las antiguas aeronaves del ejército soviético, aunque aquí los aparatos no están en condiciones de volver a funcionar, no están conservados, son enormes cementerios de chatarra.

cementerios de aviones abandonadosDe vuelta en Estados Unidos, en California, el aeropuerto de Mojave presta un servicio similar para aviones comerciales que han llegado al final de su vida activa. Durante décadas aquí se han traído aeronaves que se almacenan en el desierto hasta que son desguazadas.

«Cuando se conduce por el desierto de California el cementerio de aviones de Mojave puede verse a kilómetros de distancia», escribe el fotógrafo de aviones Troy Paiva, que retrató las naves que había aquí en los 90 y 2000 antes de que cuestiones de seguridad convirtiesen el lugar en zona prohibida.

Keith Maynard, de la Real Sociedad Aeronáutica de Reino Unido, afirma que es más fácil desmantelar aviones que otros medios de transporte pesados. Los aviones tienen materiales mucho menos peligrosos que los barcos.

Pero a medida que disminuye la cantidad de metales reciclables que se usan para construir aeronaves puede que el tamaño de los cementerios se vaya reduciendo.

En el futuro el uso de materiales compuestos va a dificultar el tratamiento de los residuos.

Para algunos, el desierto es una especie de hogar de retiro; para otros, sus días en el aire pueden no estar todavía contados

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.