QUÉ HACEMOS CON LA CHATARRA

Qué hacemos con la chatarra - Recemsa

QUÉ HACEMOS CON LA CHATARRA

Según la Real Academia de la lengua la palabra chatarra proviene del vasco txatarra, que significa lo viejo, y hoy en día hay una gran preocupación para saber qué hacemos con la chatarra.

El término chatarra tiene varias afecciones:

1. f. Escoria que deja el mineral de hierro.
2. f. Conjunto de trozos de metal viejo o de desecho, especialmente el hierro.
3. f. coloq. Máquina o aparato viejo, que ya no funciona.
4. f. coloq. Conjunto de monedas metálicas de poco valor.
5. f. coloq. Adorno personal de poco valor. No llevo joyas, es todo chatarra.
6. f. coloq. Conjunto de condecoraciones o de joyas que lleva alguien.
7. f. Méx. y Ur. U. en aposición para indicar que lo designado por el sustantivo al que se pospone es de muy baja calidad. Comida chatarra.

Entendemos que chatarra son los materiales no deseados o inútiles.

Entonces, ¿Qué hacemos con la chatarra?

La chatarra también es un residuo que, a veces, ha sido manejado de manera inapropiada.
Las composiciones de la chatarra ha variado con el tiempo y lugar, ya que el desarrollo industrial y la innovación están directamente vinculados a ella.

Algunos componentes de la chatarra tienen un valor económico y pueden ser reciclados una vez recuperado correctamente.
Lo «chatarra» es a veces un concepto subjetivo, porque los elementos que algunas personas descartan tienen valor para a los demás. Se reconoce ampliamente que la chatarra es un recurso valioso.

Hay muchos tipos de chatarra, entre los que destacan:

  • Residuos domésticos, residuos industriales, residuos de demolición
  • Residuos peligrosos (industriales, nucleares, etc)
  • Residuos Bio-Medicos
  • Residuos eléctricos y electrónicos

La chatarra es material que no es un producto primario y que ha dejado de tener utilidad en términos de sus propios fines de la producción, transformación o consumo, y del uno quiere deshacerse. La chatarra puede ser generada durante la extracción del producto primario, la transformación del producto primario en producto intermedio y finales, o por el consumo de los productos finales, y otras actividades humanas.

Para la mayoría de personas, el reciclaje comienza en la cocina de casa y termina en los contenedores de la calle. Una vez que hemos colocado nuestras botellas, envases y cartones en sus correspondientes papeleras, nos creemos que la misión ha terminado. Pero la realidad es que en ese momento el proceso de reciclaje tan sólo acaba de empezar. De ahí, nuestros desechos serán trasladados a vertederos o plantas de reciclaje, en ocasiones cruzando la mitad del planeta para llegar a Asia, donde se convertirán en nuevos materiales dispuestos a entrar en las cadenas de producción.

A pesar de la creciente concienciación medioambiental, la industria global del reciclaje sigue siendo casi tan desconocida como rentable: produce anualmente 500.000 millones de dólares, más o menos el producto interior bruto (PIB) de Noruega.

 

Fuente:

http://www.elconfidencial.com/
http://www.ecologiahoy.com/chatarra

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.