EL RECICLAJE NO PARA EN VERANO

el reciclaje no para en verano

EL RECICLAJE NO PARA EN VERANO

En verano el hábito de reciclaje desciende un 12% en España

En vacaciones el envase pesa menos en la decisión de compra y factores como la reciclabilidad, muy valorados el resto del año, pierden fuerza. Los residentes del norte de España son los más concienciados con el reciclaje durante el verano; los de la zona centro, los que menos. El objetivo del estudio es conocer los hábitos de consumo y sensibilizar sobre la importancia de la gestión sostenible del envase en verano. El reciclaje no para en verano, el medio ambiente es una tarea de todo el año.

Durante las vacaciones de verano los hábitos sostenibles se relajan y recicla un 12% menos de la ciudadanía. De acuerdo a este comportamiento, el porcentaje de ciudadanos que afirma llevar hábitos de reciclaje durante el año –un 95%- se reduce hasta el 83% en verano, lo que supone un descenso del 12%,

¿El reciclaje no para en verano?Los envases domésticos son un 15-16% de los residuos municipales, por lo que la conciencia medioambiental durante todo el año es clave para una correcta gestión del ciclo de recogida, reciclado y reutilización.

Los residentes en la zona norte –Cantabria, País Vasco, Navarra y La Rioja– son los más concienciados con el reciclaje durante el verano, donde se reduce un 2% frente al resto del año. Por el contrario, los residentes en la zona centro de España son quienes en mayor medida reconocen aparcar este hábito –un 27% afirma que durante sus vacaciones no recicla–.

Los principales motivos que llevan a disminuir el hábito del reciclado durante el verano son el no disponer de cubos domésticos de separación en el lugar de veraneo (41% de quienes dicen no reciclar lo asegura) o la mayor dificultad para acceder a contenedores (30%).

Un 24% de quienes no reciclan reconocen que se les olvida por la falta de costumbre o por pereza ya que los contenedores están lejos.

En verano la relajación de la conciencia medioambiental es generalizada, siendo más pronunciada entre los menores de 49 años,

La reciclabilidad del envase es especialmente valorada por mujeres y personas mayores de 50 años. Esta misma puntuación se otorga a la comodidad de uso.

Sin embargo, en verano, la influencia en el proceso de compra de que el producto que se va a adquirir sea reciclado cae un 7% y desciende a la quinta posición.

La conservación del producto es la característica del envase que más influye tanto en verano como a lo largo del año en la elección del producto

Otros aspectos como la facilidad de transporte, la comodidad de uso, el tamaño, la ligereza y la fragilidad adquieren especial relevancia en las vacaciones estivales.

La reutilización y el reciclaje constituyen asignaturas pendientes también en la época estival, donde la generación de envases en los hogares se dispara debido al cambio de hábitos: más comidas rápidas, menos menús elaborados y, por tanto, menos restos orgánicos.

No hay vacaciones para la gestión de los residuos urbanos.

el reciclaje no para en verano para la reutilizaciónEn verano, al igual que en cualquier otra época del año, seguimos produciendo basura que necesariamente hay que tratar conforme a la legislación vigente, estemos donde estemos.

REDUCIR, EL PRIMER PASO: Disminuir la producción sigue siendo el primer eslabón de nuestra cooperación en el sistema.

LA REUTILIZACIÓN Y EL RECICLAJE, ASIGNATURAS A RECUPERAR: La reutilización y el reciclaje constituyen asignaturas pendientes también en la época estival, donde la generación de envases en los hogares se dispara debido al cambio de hábitos: más comidas rápidas, menos menús elaborados y, por tanto, menos restos orgánicos.

Y es que las distintas iniciativas impulsadas por esta empresa pública no dejarán de insistir en la importancia de las tres erres para avanzar hacia una gestión más racional y sostenible de nuestra basura.

La reutilización tampoco es cuestión baladí, ya que dando una segunda oportunidad a los productos, evitaremos convertirlos en desperdicios y, en consecuencia, se disminuirá el coste asociado a su gestión y el impacto ambiental que, en mayor o menor medida, traen consigo.

SEPARAR, LA CLAVE: Por su parte, la separación de desechos constituye un gesto que en ningún caso debe relajarse, con independencia del lugar en el que nos encontremos

En Recemsa somos conscientes de que el reciclaje no para en verano, por ello permanecemos abiertos todo el verano para favorecer a nuestros proveedores que puedan reciclar la chatarra de hierros y metales que hayan generado en sus empresas, instalaciones o domicilios. Además el residuo tiene un valor económico, el reciclaje no para en verano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.