La gestión de metales y el conflicto entre Rusia y Ucrania

Desde hace dos meses, asistimos en Europa a una coyuntura muy complicada que se explica a través del conflicto militar existente entre Rusia y Ucrania. Independientemente del drama humanitario que puede observarse, esta confrontación hace tambalear el status quo de multitud de sectores, negocios y dinámicas de comercio. La actividad que se dedica la gestión de metales no es en absoluto ajena a lo que está pasando y, como otros muchos sectores de la economía occidental, también se ha visto perjudicada por el contexto que estamos presenciando. Por ello, hoy a través de este blog vamos a repasar los problemas originarios a partir de esta guerra que salpican al reciclaje de metales.

¿Cómo perjudica la guerra entre Rusia y Ucrania a la gestión de metales?

La contienda que está teniendo lugar en estos momentos en el corazón de Europa del Este trae consigo problemas ulteriores a nivel económico. Dichos problemas tienen que ver con recursos económicos o naturales y sus precios. A partir de aquí, observamos como el precio de la energía se ha disparado. Rusia, una de las mayores potencias mundiales en producción energética, se sitúa en una posición difícil con occidente debido a las sanciones impuestas hacia ella. Por ello hemos visto como el precio de la energía se ha multiplicado. Esto da lugar a que la viabilidad de mantener fábricas de reciclaje, fundiciones, acerías y demás protagonistas de la industria del reciclaje se vean afectadas por los costes de la electricidad. En este contexto también cabe destacar la subida sin precedentes de los combustibles de vehículos. Hecho que también afecta sobremanera a la industria del reciclaje.

Precio de los metales, inflación y contexto económico

Si bien es cierto que la inflación del valor de los metales ya existía antes de la guerra entre Rusia y Ucrania, no es menos acertado decir que este conflicto ha avivado la volatilidad de los precios. Como sabéis, el precio de la chatarra gestionada en centros de reciclaje de metales se tasa teniendo en cuenta la cotización del metal en bolsa. No obstante, a este respecto cabría decir que no se trata de la única referencia a la hora de tasar el valor de la chatarra. A partir de ahí, el hecho de que la guerra haya aportado más confusión e inflación al precio del metal, hace que los mercados se conviertan en inestables. Este problema hace más complicado el ejercicio de tasación tanto para los proveedores como para los clientes de las chatarrerías.

Todo lo aquí comentado el enfriamiento económico que produce una guerra como la de Rusia y Ucrania hace que la gestión de metales se complique. Y lo hace también porque la sociedad deja de crear residuos como materias primas al mismo nivel que antes. Y claramente esto sucede porque, evidentemente, disminuye previamente el consumo de productos, objetos y demás. Por ello, cada vez es más necesario un sistema de cooperación entre países que pueda aportar garantías a un sector como el de la gestión de metales y recuperación de chatarra en un momento como este. Nuestra actividad trabaja cada día por mejorar la salud medioambiental y garantizar suministros de metal al tejido industrial. Por ello es conveniente no depender tanto de contextos adversos como este.

En Recemsa, El Chatarrero continuaremos con nuestra labor

Aparte de todo lo que hemos explicado en esta publicación, en El Chatarrero seguiremos trabajando con la ilusión de todos los días en nuestro objetivo. La recuperación de chatarra, la gestión de metales y su reutilización sigue siendo una prioridad en aras de la sostenibilidad y un uso más responsable de las materias primas. En nuestra web, tienes disponible toda la información al respecto de nuestros servicios, así como nuestras vías de contacto. Solicita información sin compromiso y nuestros profesionales te atenderán.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.