Guardas civiles actuando contra el robo de cobre

VUELVEN A DISPARARSE LOS ROBOS DE COBRE

De nuevo el precio del cobre en el mercado ha subido en relación con el año 2016, y, en consecuencia, los robos de cobre se han multiplicado.

Pese a los esfuerzos de la Guardia Civil, las mafias que trafican con el cobre siguen considerándolo un gran negocio. Siempre que existe un chatarrero ilegal que dé cabida a las mafias y compre el cobre robado, esta lacra subsistirá en mayor o menor grado.

En los dos últimos años los robos de cobre habían descendido considerablemente.  Debido a dos factores fundamentales:

– La presión de las Fuerzas de Seguridad del Estado

– Un importante descenso en el precio del mercado, que llegó a caer hasta un 20% de su valor.

Según informan fuentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado y del sector al periódico El Mundo, en este nuevo repunte de los robos de cobre, Cataluña está a la cabeza de las comunidades afectadas.

Como explican desde el sector, la infraestructura de cobre da servicio a poblaciones en el ámbito rural, zonas residenciales periféricas y algunas zonas industriales con alta dispersión.

En 2016 se produjeron más de 200 robos de cobre con servicio telefónico, un total de 150.000 metros de cobre, con un coste de reparación de cerca de los 4,5 millones de euros.

Ya sólo en enero se detectaron 15 robos.

Guardia civil actuando contra los robos de cobre

Además de la repercusión económica de los daños, sin duda es aún más relevante la interrupción del servicio telefónico en poblaciones de ámbito rural fundamentalmente, porque los afectados no sólo se quedan sin teléfono sino también sin internet y, en consecuencia, sin llamadas de urgencia, gestiones bancarias, alarmas… algo tan clave como el acceso médico de urgencia en poblaciones donde se deben desplazar para poder ser atendidos.

Porque, como explican estas fuentes, los últimos robos están afectando a las comunicaciones fijas y a las móviles.

Telefónica, durante el último año y medio, ha acelerado la transformación de su red primando la fibra óptica sobre el cobre. Así, el porcentaje de red vulnerable a los robos de cobre es cada vez menor y cada vez mayores las zonas con fibra, que no se enfrentan a este problema.

En algunas ocasiones los delincuentes roban la fibra óptica, que luego tratan de vender, pero se encuentran con que no tiene mercado. El daño por la reparación sigue siendo igual de elevado que el que produce el robo de cobre.

Entre las medidas adoptadas en los últimos meses por las Fuerzas de Seguridad del Estado, la operadora ha instalado sensores en las rutas de cable con alto riesgo de robo en toda España, con comunicación inmediata a la Guardia Civil de las alarmas generadas.

La Guardia Civil está revisando también los puntos de recepción del cable robado (chatarrerías ilegales), para su control.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.