residuos peligrosos

¿SABEMOS RECONOCER RESIDUOS PELIGROSOS?

Un residuo se considera peligroso cuando tiene unas características en su naturaleza que hace de él un material con riesgo para la salud o el Medio Ambiente.

Casi siempre resulta fácil distinguir entre los residuos peligrosos y los que no lo son; pero hay casos, sobre todo en la industria en que es más difícil distinguirlos bien porque los procesos son diferentes o porque se le añaden nuevas sustancias que hacen dudar.

En algunas ocasiones un mismo residuo puede considerarse a veces residuo no peligroso y otro residuo peligroso, según cual haya sido su uso. Por ejemplo, un envase metálico es no peligroso en principio, pero si ese mismo envase ha contenido algún residuo peligroso, aunque ya no lo contenga, pasa a considerarse envase peligroso.

 

Indicación de los peligros de los residuos

¿Cómo distinguimos un residuo peligroso?

Lo primero que debemos consultar es la Ley 22/2011, de residuos y suelos contaminados. En su artículo 6 dice que la determinación de los residuos que han de considerarse se hará de conformidad con la lista establecida en la Decisión 2000/532/CE de la Comisión, de 3 de mayo de 2000.

En esta lista, llamada lista de Códigos LER (Lista Europea de Residuos) aparecen todos los residuos y un código numérico que sirve para clasificarlos. Gracias a esta lista de códigos podemos saber los peligros de los residuos, los residuos peligrosos aparecen con un asterisco y los no peligrosos sin él.

Si en la lista un residuo aparece señalado con y sin asterisco, determinaremos si es peligroso comprobando si reúne una o más de las características de peligrosidad enumeradas a continuación (Anexo III de la Ley 22/2011):

  • H1. Explosivo: sustancias y preparados que pueden explosionar debido a una llama o que son más sensibles a los choques o fricciones que el dinitrobenceno.
  • H2. Oxidante: sustancias y preparados que presentan reacciones exotérmicas al entrar en contacto con otras sustancias
  • H3. Fácilmente inflamable: sustancias y preparados líquidos con un punto de inflamación menor a los 21 ºC, en contacto con el aire sin aporte de energía, tras un breve contacto con una fuente de ignición, las sustancias y preparados gaseosos inflamables en el aire a presión normal y aquellas que en contacto con el agua o aire húmedo, desprenden gases inflamables.
  • H3, B. Inflamable: sustancias y preparados líquidos con un punto de inflamación igual o superior a 21 ºC e igual o inferior a 55 ºC.
  • H4. Irritante: sustancias y preparados no corrosivos que pueden causar reacciones inflamatorias por contacto inmediato o prolongado.
  • H5. Nocivo: sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea puedan entrañar riesgos de gravedad limitada para la salud.
  • H6. Tóxico: sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea puedan entrañas riesgos graves, agudos o crónicos e incluso la muerte.
  • H7. Cancerígeno: sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea puedan producir cáncer o aumentar su frecuencia.
  • H8. Corrosivo: sustancias y preparados que pueden destruir tejidos vivos al entrar en contacto con ellos.
  • H9. Infeccioso: sustancias y preparados que contienen microorganismos viables, o sus toxinas, de los que se sabe que causan enfermedades en el ser humano u otros organismos vivos.
  • H10. Tóxico para la reproducción: sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden producir malformaciones congénitas no hereditarias o aumentar su frecuencia.
  • H11. Mutagénico: sustancias y preparados que por inhalación, ingestión o penetración cutánea pueden producir defectos genéticos hereditarios o aumentar su frecuencia.
  • H12. Residuos que emiten gases tóxicos al entrar en contacto con el aire, el agua o un ácido.
  • H13. Sensibilizante: sustancias y preparados que por inhalación o penetración cutánea puedan ocasionar una hipersensibilización, de forma que una posterior exposición a esta sustancia o preparado dé lugar a efectos nocivos.
  • H14. Ecotóxico: residuos que presentan riesgos inmediatos o diferidos para el Medio Ambiente.
  • H15. Residuos susceptibles, después de su eliminación, de dar lugar a una nueva sustancia, por ejemplo, un lixiviado.

En resumen, para saber los peligros de los residuos hay que acudir a la Lista de códigos LER y, si sigue habiendo dudas, comprobar si tienen alguna de las características de peligrosidad H1 a H15.

Con lo que respecta a la gestión de residuos peligrosos que son residuos especiales y que potencialmente son muy contaminantes. Estos residuos tienen unas exigencias adicionales tanto para su almacenamiento como transporte y tratamiento.

  • Almacenamiento: se debe mantener en unas condiciones adecuadas tanto de higiene como de seguridad, y por un plazo de 6 meses máximo.
  • No se pueden mezclar entre ellos o con otras categorías o de residuos
  • Envasado y etiquetado: según la norma recogida en el Real Decreto 833/88 sobre residuos tóxicos y peligrosos.
  • Información: los productores de residuos peligrosos deben contar con la debida autorización administrativa, llevar un registro de su producción y destino, hacer una declaración anual de producción, notificar cualquier incidencia (derrame, vertido,) y utilizar los documentos oficiales.
  • Prevención: preparar y presentar un estudio de minimización de residuos peligrosos, si se generan más de 10 toneladas anuales.

almacenamiento de residuos peligrosos

En Recemsa somos expertos en la gestión de residuos no peligrosos desde 1960, estando certificados por la Comunidad de Madrid para realizar esta actividad. Por tanto no podemos procesar residuos peligrosos, siendo estos tratados por empresas especializadas en ese sector.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.