gestión de residuos

Es muy común que, al realizar una obra o una reforma en casa o en el lugar de trabajo, se generen residuos no peligrosos. En ocasiones específicas, o cuando la obra es más complicada, si suelen ser peligrosos para el medio ambiente y las personas que se encuentran alrededor, por lo que esencial la gestión de residuos. Para no entorpecer la vida diaria de las personas hay que saber tratarlos de la forma más adecuada posible, que la labor de los trabajadores en la obra sea la mejor y que, por supuesto, no genere peligro alguno.

La construcción de edificios, reformas en viviendas, locales… todo genera residuos, así que gestiónalos debidamente.

La importancia de la gestión y el tratamiento de residuos

Existen, actualmente, empresas que se dedican en exclusiva al tratamiento y gestión de residuos generados en construcciones y obras. Muchas, están unidas a las empresas de construcción, otras trabajan por su cuenta.

Sea como fuere, y como no todo el mundo puede hacerse cargo de estos residuos, se deben dejar en manos de profesionales.

Su correcto desalojo de la zona de obras está regulado por ley, y por ello hay que utilizar contenedores y espacios para verter la basura de forma correcta como así dicta la norma.

Muchas personas no son conscientes de esta normativa, y aunque no deben de tener un amplio conocimiento, siempre es bueno saber a qué nos enfrentamos cuando vamos a realizar una obra y así poder elegir qué empresa es válida para una valida gestión de los residuos.

Primero, debemos conocer si la compañía elegida cuenta con los permisos necesarios en regla del Ayuntamiento pertinente, regulado y de debido cumplimiento por la ley. Además, todos los materiales como contenedores y otros materiales de recogida y gestión de residuos deben ser reglamentarios.

También, deben cumplirse las normas de una correcta colocación en un espacio que no moleste ni perturbe a los ciudadanos que conviven y transitan alrededor de la misma obra. Estos lugares hábiles pueden ser las zonas de carga y descarga de las calles, por ejemplo, o en la acera, siempre y cuando exista un espacio libre en la acera para el peatón de al menos 1.5 metros.

Por otro lado, si son contenedores de un peso considerado, sin cargar, y se prevé llenarlos con un peso que sobrepase el normal, no se pueden apoyar en la acera directamente, sino que se debe colocar bajo el contenedor un soporte adecuado de madera para que actúe correctamente.

Otro punto a tener en cuenta es que estos recipientes de residuos de obras no pueden ser llenados más de diez centímetros por encima de sus bordes superiores, ni puede permanecer colocado en la calle de la obra más de 24 horas. Debe retirarse mucho antes.

Se trata de un elemento de carga y descarga, cuando haya residuos, rellenarlo y proceder a enviarlo a un lugar donde traten adecuadamente esto que se ha generado.

Recuerda que una obra tranquila y adecuada pasa por un uso adecuado del tiempo, la elección de los profesionales adecuada pero, sobre todo, que los residuos que se generen no perjudiquen el medio ambiente ni tu entorno.

Fuente: habitissimo

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.