No es ningún secreto contar que la industria de la gestión de residuos metálicos ha evolucionado con el paso de las últimas décadas. El sector vive ahora sus momentos más decisivos en un contexto global de lucha contra el cambio climático y el agotamiento de multitud de recursos en nuestro planeta. Por ello, los chatarreros de hoy en día forman parte de una actividad decisiva que hace que su trabajo deba sujeto a reglamentaciones, políticas y objetivos de carácter económico y social.

 

Los chatarreros modernos son conscientes de su importancia en esta transición ecológica. Por ello, no solamente se centran en ofrecer compraventa de chatarra dentro de sus centros. También ponen todas las facilidades y su total colaboración ofreciendo servicios a empresas e industrias. Los servicios “a domicilio” o el reciclaje de metales en obras de construcción, demoliciones y demás actividades que generen residuos son importantísimas para inculcar esta labor en gran parte de sectores que anteriormente no reciclaban sus desechos. Además, las chatarrerías proporcionan trabajo a más de 30.000 personas y se sitúa en un crecimiento exponencial en los últimos tiempos.

Conscientes de sus debilidades

Al igual que están plenamente convencidos de su papel, los chatarreros de ahora también están al tanto de la lucha por dar más visibilidad a su actividad. De este modo, desde el FER se intenta impulsar la percepción de este sector como lo que es: Un agente innovador y reglamentario para proteger el medio ambiente. Además, desde estas instancias y también desde los profesionales de las chatarrerías, se intenta cada vez con más fuerza arrinconar aquellos chatarreros ilegales que no cumplen con la normativa y autorización establecidas. El mercado negro en este sentido está cada vez más arrinconado y vencido. Sin embargo, hay que continuar por esta línea.

 

De este modo, los chatarreros actuales no tienen mucho que ver con los tradicionales. La chatarrería ha invertido, ha innovado, ha sofisticado sus procedimientos y forma parte de la vanguardia en el avance hacia la sostenibilidad. Y para continuar así, debe implantarse en la mente de los ciudadanos la necesidad de reciclar metales. Y tú, ¿Te unes a esta transformación?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.