RESIDUOS METÁLICOS Y SU PROCEDENCIA

RESIDUOS METÁLICOS Y SU PROCEDENCIA

Un metal como todo aquel elemento químico que, además de ser buen conductor del calor y la electricidad, posee alta densidad y es sólido a temperaturas normales (excepto el mercurio), además de poseer generalmente la capacidad de reflejar la luz (lo que le da su peculiar brillo).

Los metales pueden clasificarse en dos grandes bloques:

  • Metales ferrosos, esto es, el hierro
  • Metales no ferrosos, que comprenden todos los metales a excepción del hierro.

Ordenados de mayor a menor nivel de utilización, son:

El término de metal incluye los elementos puros anteriormente mencionados pero también las aleaciones con características metálicas. Las principales aleaciones corresponden a productos ferrosos de utilización masiva, como el acero y la fundición, y a productos no ferrosos, donde este último tipo de aleaciones tienen gran cantidad de aplicaciones como por ejemplo:

  • Monedas (fabricadas con aleaciones de cobre, níquel y aluminio)
  • Filamentos de bombillas (de wolframio)
  • Material de soldadura de componentes electrónicos (estaño-plomo)
  • Recubrimientos (cromo, níquel, cinc)

El sector de reciclaje de metales es complejo debido a los diferentes productos y procesos utilizados. En muchos casos una misma empresa puede dedicarse a realizar actividades de reciclaje de diversos materiales y productos metálicos.

RESIDUOS METÁLICOS Y SU PROCEDENCIA

Las actividades realizadas por los recicladores de residuos metálicos se pueden resumir en:

  1. El reciclador de residuos metálicos accede a los residuos metálicos generados por un tercero, ya sea una empresa privada que produce residuos con contenido metálico o una administración pública.Puede ser una recogida directa, en el caso de que este tercero genere un volumen importante de residuos, o bien comprándolos a un mayorista de chatarra. Normalmente, el reciclador abona una cantidad por estos materiales recogidos o comprados, aunque en otros casos, los residuos son retirados de manera gratuita por parte del reciclador (facilitando la eliminación de estos residuos al poseedor o generador de los mismos).
  1. El reciclador clasifica y trata los diversos residuos recogidos, aplicando procesos de transformación:
  • Físicos: trituración, fragmentación, corte, cizallado,…
  • Químicos: procedimientos electrolíticos, electrorrefinación, etc.
  • Otros medios: separación manual, separación magnética, cribados, corrientes de inducción …

Un gestor de residuos metálicos es toda aquella empresa privada que, tras la obtención de una autorización y registrase debidamente se encarga tanto de la recogida como del correcto transporte, almacenamiento, acondicionamiento, tratamiento y/o eliminación de los residuos metálicos generados por un tercero.

Por tanto, legalmente, un gestor de residuos metálicos incluye tanto a las empresas que realizan procesos de transformación mecánica o química de los desechos y desperdicios metálicos como a aquellas que se dedican al comercio al por mayor (compra y venta) de desechos metálicos y de chatarra, incluyendo su recogida y/o clasificación.

Un gestor de residuos metálicos debe estar debidamente reconocido y/o autorizado por parte de las autoridades para poder ejercer de manera legal su actividad. El control de la gestión de residuos es competencia de las Comunidades Autónomas.

La Lista Europea de Residuos (LER) es un instrumento que permite ayudar en la clasificación de residuos en función de su origen y naturaleza (para saber más sobre los códigos LER puede ver nuestro Blog donde explicamos con detalle esta lista) link a noticia sobre ler

Tanto la chatarra de metales ferrosos como la de metales no ferrosos procede de tres grandes fuentes de origen:

  • Propia o de origen: La generada en la fábrica, refinería, o fundición, y que, en general, es recuperada y utilizada de nuevo en la misma planta.
  • De origen industrial: La chatarra procedente de recortes y mermas surgidos en el proceso de elaboración de un producto/bien de consumo/inversión (electrodomésticos, latas y tarros de acero, aerosoles, máquinas, construcciones y estructuras, barcos, automóviles, trenes, etc.) en el que intervienen productos metálicos.
  • Obsoleta: La chatarra procedente de bienes de consumos e inversión ya obsoletos que han cumplido su vida de uso. En general, esta chatarra representa un porcentaje muy importante de los residuos metálicos, pero su aprovechamiento requiere de importantes esfuerzos relacionados con su recogida, clasificación, recuperación y reciclado de los productos metálicos asociados.

Fuente:  http://www.minetur.gob.es/industria/observatorios/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.